Lo profundo del ser
María Alejandra Cadena Piñeros

 

 

——–La incertidumbre consume el pensamiento,
volteo los ojos, la esencia mía,
al interior, el negro no invade el ser,
es más visible
en la sensación,
en el asco
en mí.

——–El pensamiento desde el corazón,
órgano que bombea sangre,
se siente pesado en el pecho,
la incertidumbre,
la asfixia,
lo grotesco.

——–El movimiento, los ojos dentro de mí,
el cantar desde el estómago,
el control sobre mis uñas y mi cabello,
el pestañeo que roza la médula,
la caricia desde mi sexo al cerebro,
los nervios, el impulso de mis pies,
las raíces de mis manos,
huesos fragmentados,
el horror y la putrefacción
se tiñen en la piel.

——–La constante pregunta,
yo por el yo,
soy por mi ser,
esencia vaga de la conciencia;
emociones, el tránsito del cerebro por mi boca,
el fluir por las venas.

——–En lo profundo del ser
soy el órgano enfermo,
el gozo en cada tejido,
la sorda escucha,
el levitar por los sueños,
la lengua inquieta,
la parálisis de la consciencia.