Junji Ito, el mangaka del terror
Luna Palomá

 

 

——–Ver la perturbación del cuerpo, propio o ajeno, es algo que causa temor en la mayoría de los casos; ver algo grotesco o impresionante en una obra visual genera muchas emociones en el espectador. En incomodar, impresionar y dar miedo es algo en lo que el mangaka (creador de cómics) Junji Ito es experto.

——–Junji Ito nació el 31 de julio de 1963 en Gifu-ken, Japón. Desde pequeño estuvo interesado en el manga y la ilustración, a sus hermanas les gustaba mucho leer novelas y mangas de terror, gracias a ellas empezó a interesarse en este género. En 1987, cuando Ito trabajaba como protésico dental, entró en un concurso de dibujo de la revista Gekkan Halloween (Halloween mensual), donde uno de los jueces era Kazuo Umezu, un mangaka japonés de terror muy reconocido y uno de sus principales referentes; este concurso lo ganó y desde ahí empezó su carrera como creador de mangas.

——–Actualmente Junji Ito es uno de los mangakas de terror más reconocidos de todo el mundo, sus obras más notorias son Uzumaki (1998-1999), Gyo (2001-2002) y Tomie (1998-2000; también ha escrito varias historias cortas como Fashion Model, The Hanging Balloons o Las capas del miedo, las podemos encontrar dentro de diferentes recopilaciones, también ha adaptado los clásicos de Frankenstein y Blanca Nieves. Dentro de su obra maneja diferentes subgéneros como el horror cósmico, el terror sobrenatural, el horror corporal, entre otros, siendo unos de los mayores exponentes de este último. Ito se ha vuelto importante no solo en el mundo de los mangas de terror sino también en la cultura pop.

——–El horror corporal que podemos apreciar en la obra de este artista es impresionante en todos los sentidos. Este subgénero del terror se enfoca en impactar al espectador a través la perturbación y modificación del cuerpo, generando desde miedo hasta repulsión al ver cómo este se infecta, destruye, muta o cualquier forma en la que pueda llegar a convertirse en algo peligroso o asqueroso para sí mismo o los demás. Ito dentro de sus obras se enfoca más que todo en el proceso de transformación de sus personajes principales que en el resultado final de la deformación y allí se halla una gran parte del terror de este mangaka: el lento deterioro tanto físico como mental.

——–Los aspectos del horror corporal están muy presentes a lo largo de su obra. Por ejemplo, en sus historias podemos ver cómo las personas llegan a automutilarse al estar desesperados de sus cuerpos o cómo entran en pánico cuando estos se empiezan a modificar por diferentes factores; vemos este cambio corporal acompañado de un deterioro mental, ya sea el miedo, el pánico, la desesperación, etcétera, y todos estas sensaciones se transmiten al espectador.

——–En Gyo, una de sus obras más famosas, una de los personajes principales pasa por la infección de un virus de una manera grotesca y asquerosa, muestra cómo llega a ser controlada por una máquina que se vuelve parte de ella, causando un profundo asco de sí misma al punto de que no quiere seguir viviendo; esto mismo les pasa a más personas dentro de la historia, causando repulsión al espectador. Todo esto, acompañado de una historia que hace que la transformación del cuerpo sea más perturbadora, nos mantiene expectantes y logra su cometido de asquearnos y perturbarnos conforme se desarrolla.

——–En Uzumaki, otra de sus obras emblemáticas, nos cuenta a través de diferentes relatos cortos cómo los habitantes de un pueblo van cambiando tanto mental como físicamente, quedando envueltos en el concepto de las espirales —haciendo que esta sencilla figura cause miedo o impresión—, llevándolos a temerle al mismo cuerpo, transmitiéndonos así todo lo que sienten los personajes de una manera fascinante y dejándonos atónitos con el desenlace.

——–A lo largo de la obra de Ito podemos ver más aspectos del horror corporal como el contraste del cambio drástico, el miedo a un cuerpo deforme, el pánico del cambio inminente, la deformación lenta y dolorosa, el tener algo en uno y no saber muy bien qué es y las reflexiones que surgen a raíz de todo esto. El factor principal de terror es algo cotidiano con lo que todos podríamos relacionarnos (espirales, viajes, dormir) o con elementos sobrenaturales, dando una gama de historias diferentes para escoger.

——–En The Enigma Of Amigara Fault (El enigma de la falla de Amigara) vemos el miedo y pánico frente a algo desconocido, sabemos que esto afectará el cuerpo, volviéndolo inhabitable, pero no sabemos muy bien qué es y cómo lentamente atrae a los personajes llevándolo a la desesperación y finalmente a una deformación del cuerpo que nos deja impactados. En Nagai Yume nos plantea cómo lo psicológico puede afectar a lo físico. Si nuestra mente viviera por miles de años, ¿cómo reaccionaría nuestro cuerpo? La historia ahonda lentamente en toda una degradación debido a la primicia de tener sueños largos. Estas dos historias son las favoritas de Ito y por las que recomiendo empezar a leer a este mangaka.

——–En su obra podemos apreciar los aspectos técnicos de su ilustración, vemos cómo al inicio de las historias usa pocas líneas, trazos más limpios, aspectos muy bellos, ya sea en los espacios o en los propios personajes, y conforme avanza la historia, hacia los escenarios grotescos, va usando muchas más sombras, más líneas e intencionalmente dibujos que contrastan con la belleza del inicio; esto suele generar en el lector una sensación de miedo. También en su forma de contar historias captamos el terror, ya que no se sabe muy bien qué es lo que ocurre; tiene pequeños clímax a lo largo de las historias que mantienen al espectador interesado todo el tiempo; tiende a no desarrollar a sus personajes, estos solo están ahí para que la trama avance; y los finales de sus historias dan un cierre pero no necesariamente una explicación, y esto, dependiendo del lector, puede ser algo maravilloso o todo lo contrario. Apreciar las ilustraciones sueltas de Ito puede impactar, pero probablemente no van a asustar, porque para llegar a sentir miedo u horror es importante conocer el contexto de estas, e Ito logra muy bien estas dos cosas.

——–Cualquier amante del manga o del terror disfrutará las historias de Junji Ito, ya sea por su manera de contar o de ilustrar, su forma de impresionar a través del miedo y el horror o por sus grandiosos dibujos y sus historias cautivantes. Personalmente nunca había leído manga y soy una persona que no gusta del terror, pese a eso llegué a disfrutar mucho las historias de Junji, porque estas nos transportan a escenarios interesantes, llevándonos a analizar nuestros cuerpos y consciencias; no se puede parar de leer, genera escalofríos por todo el cuerpo al ver sus gráficas y deja una sensación de miedo, emoción, pánico y, en la mayoría de los casos, la satisfacción de una buena historia.

——–Por eso no puedo dejar de recomendar a Junji Ito: deja que te atrape, que te cause ese cosquilleo en todo el cuerpo, que te lleve a planteamientos sobre la consciencia de tu cuerpo y ser, que explores, como fue en mi caso, un género que te haga sentir incomodidad.