Nota editorial
Comité Editorial

——–Una máxima de todas las generaciones es que les ha tocado vivir tiempos difíciles; y nuestra generación no se queda atrás: violencia, hambre, despertares y levantamientos sociales, una pandemia mundial y guerras que de una u otra manera nos afecta a todos. Sin importar en cuál parte del rincón de este mundo nos haya tocado vivir, nos hemos visto afectados por turbulentos tiempos y, a veces, no logramos vislumbrar una salida, un escape…

——–Pensando en eso, y también en nuestras anteriores ediciones que han venido cargadas de críticas sociales, decidimos intentar hacer una edición que, por un lado, nos permitiera generar un escape y, por otro lado, reconectarnos con esos lugares que nos brindan seguridad y tranquilidad. Con base en ello nace Puntos de Fuga: Lugares seguros, nuestro quinto número.

——–Tras diversos debates y construcciones de una temática que se ajustara a este fin de volver a ese santuario —interno o externo—, surgió esta idea de tratar de enfocarnos en aquellas cuestiones positivas que envuelven esos espacios donde cada persona halla seguridad; múltiples preguntas son hechas y algunas respondidas en lo largo y ancho de esta edición: ¿dónde es ese lugar seguro?, ¿cómo es?, ¿quién lo habita?, ¿cuál es su historia?, ¿cuáles elementos lo constituyen y con cuáles nos identificamos?, etc. Y, pese a que siempre procuramos mantener ese norte, el de precisar todo lo positivo y bello y bueno de esos mundos reales o imaginarios, siempre retomamos la inquietud que todo lo inicia: ¿por qué escapamos?

——–Escapar es un reflejo innato de todo ser vivo, es inherente a nuestro instinto de supervivencia; si no escapamos cuando es preciso, dejaremos la existencia. Asimismo está la posibilidad del regreso o, como en algunos casos aquí plasmados, el «eterno retorno de Ulises» que solo se convierte en un ferviente deseo imposibilitado… En ese ir y venir en la huida y el reencuentro con la seguridad agrupamos diversas piezas gráficas y escritas que no solo dan luz de ese sentimiento en común de todo ser humano de encontrar serenidad sino que también evidencia los muchos recursos fantásticos a los que recurrimos para encontrar o construir aquel lugar que, en muchos casos, nos (re)encuentra con nosotros mismos y con es espacio que de todas las definiciones existentes, seguramente, la que mejor le cabe es «hogar».

——–Así, Puntos de Fuga trae un compendio de creaciones artísticas que esperan despertar en nuestros lectores ese mismo sentimiento de que, pase lo que pase, sea lo que sea, siempre habrá una esperanza de que todo aquello que nos causa congoja puede mejorar o, por lo menos, quedar fuera cuando recurrimos a nuestros Lugares seguros.

 

Comité Editorial
Proyecto Straversa

Deja un comentario